andres marrugo

Burbujas

En uno de los últimos episodios de You Are Not So Smart Podcast en que discutían sobre falacias lógicas y la argumentación, tocaron un tema que creo que es relevante ahora más que nunca. Además el ejemplo que pusieron es tan real que me dejó perplejo.

En un mundo como el de hoy, la mayoría de nosotros vive en una especie burbuja. Solemos relacionarnos con personas que tienen gusto/opiniones similares a nosotros. En Twitter o Facebook solemos seguir a personas con quienes congeniamos (además el algoritmo de Facebook está optimizado para que sólo nos muestre lo que aparentemente tiene más probabilidad de gustarnos). Nos informamos de medios, prensa, TV, etc, que están alineados con nuestras convicciones. Y todo esto nos lleva a ser incapaces de reconocer que existen otras realidades, tan válidas como la nuestra, pero que nos pueden parecer completamente descabelladas.

Es así como nos preguntamos, ¿pero cómo puede haber gente que apoye a Trump? Y resulta que sí. Que debe haber millones de personas, que en su feed de Facebook todos los días le salen noticias y comentarios de gente hablando sobre lo maravilloso que es Trump, lo mejor que estaría EEUU sin extranjeros (eso es una falacia por sí misma), o comentarios racistas, entre otros disparates. Y todo eso resulta normal. Ellos en su burbuja.

Por lo tanto, lo mejor es intentar informarse de distintas maneras y de diversas fuentes. De intentar ver el mundo a través de los ojos de otros, así no sea de nuestro agrado o que esté alineado con nuestras convicciones. Sólo de esta manera, podremos reconocer a todas las personas como auténticamente diferentes, pero más importante, podremos anticipar desafortunados acontecimientos como la candidatura de un charlatán y demagogo.

Que nos dejen tranquilos

En estos días escribí algo interesante en el Mundo de Alo y Nico. Te recomiendo que lo leas. Con esa entrada no quise decir que somos los padres perfectos y que todos deben hacer las cosas como nosotros. Sólo he puesto allá afuera lo que nos ha funcionado y lo que no, cada quien hace lo que crea conveniente.

Estrés académico

Estres academico

Hay momentos en la vida en que la emoción por haber conseguido algo es rápidamente eclipsada por la realización de las implicaciones que tiene ese acontecimiento.

El mundo de Alo y Nico

Hace unas semanas mi esposa revivió un blog que había creado en el 2011 y al que no le había dedicado más que una entrada. El blog, que lleva por título El mundo de Alo y Nico, tiene la intención de documentar un poco nuestras vivencias en lo que respecta a criar a nuestros hijos. Nuestras decisiones y reflexiones.

Se me olvidaba comentar que yo también soy autor del blog. Aquí puedes encontrar mi primera entrada. Quise hablar sobre desvelar algunas cosas que a primera vista parecen inalcanzables para nuestros hijos, y que con un poco de empeño y buena instrucción se pueden alcanzar.

Plantilla LaTeX en Overleaf para informes de laboratorio

Una de las grandes barreras de entrada a LaTeX era lo relacionado con la instalación y compilación de documentos. LaTeX técnicamente no es un lenguaje de programación, pero para efectos prácticos es indistinguible de uno. Y esto complica un poco su utilización al principio, muchos abandonan y regresan a seguir peleando con MS Word.

De cero a uno

Stairs

De 0 a 1 el salto es infinito.
Crear de la nada cuesta mucho.
De 1 a 2 el salto es 1.

J.E.

Hace unas semanas estuve conversando con un amigo del departamento donde hice mi doctorado en España. Le estuve comentando sobre mi trabajo acá en la universidad en Colombia y cómo estaba todavía intentando arrancar con proyectos y la investigación.

Él me dijo algo que me hizo reflexionar y es el mensaje que quiero compartir en este entrada. Pasar de cero a uno es infinito, de uno a dos es sólo uno. Arrancar, comenzar, escribir la primera línea con la hoja en blanco, crear de la nada, cuesta mucho y efectivamente a veces parece un esfuerzo infinito. Cuando ya se ha comenzado con algo, seguir haciéndolo cuesta menos.

He estado buscando financiamiento, sin éxito, para algunos proyectos de investigación que hemos planteado entre varios profesores. Buscar financiación no es cosa fácil y es el gran dilema de los investigadores. A veces siento que no debo enfocarme sólo en la financiación. He decidido centrarme en algunas cosas más elementales, trabajar con las uñas si es necesario, pero sobre todo, hacer limonada con los limones que he recibido.

Ya he comenzado con algo. No es mucho, pero el infinito se está haciendo más pequeño.

Hobbies y definirse uno mismo

“Their passion and their enthusiasm for something in their lives tends to be a good indicator,” […] “You show me somebody who doesn’t have a hobby and I’ll show you someone who is not very creative. It’s about having passion about life and making things.”

Nolan Bushnell, Atari co-founder on ‘Finding the Next Steve Jobs’

Como parte de mi trabajo en la universidad, antes de iniciar un semestre entrevistamos a los aspirantes a estudiar ingeniería. Hay una pregunta concreta que se les hace sobre sus cualidades y qué los hace ser quienes son. La verdad es que la mayoría no saben qué responder, se quedan sin palabras – y sin adjetivos – para describirse a si mismos.

El efecto limpiador


photo credit: Jeff Parrott via photopin cc.

La ilusión de lo que podría ser, siempre es más grande y poderosa que la realidad de lo que realmente termina ocurriendo.

La sensación sublime de la simplicidad. La elegancia de lo sencillo. Compartir un café en el ultimo par de tazas que no empacas porque están medio rotas. Deshacerte de todo aquello que es superfluo es liberador.

Cada dos o tres años deberíamos mudarnos de lugar, no por el estrés del viaje sino por el efecto limpiador. Simular el viaje puede ser más práctico, limpiamos nuestra casa y el espíritu también – sin el estrés por supuesto.

Los diseñadores modernos (y los japoneses de toda la vida) son conscientes de la importancia del espacio vacío. Llenar de nada un espacio es resaltar lo verdaderamente importante.

A veces llenamos nuestras vidas de tantas cosas cuando en realidad para vivir bien sólo necesitamos unas pocas. También llenamos nuestras vidas de todo lo que nos llega porque pudiera ser importante, porque lo podría necesitar después, muy dentro de nosotros sabemos qué vale la pena guardar y qué no.

El Marciano: supervivencia al máximo.


El Marciano por Andy Weir.

Comencemos el 2015 con una excelente recomendación. Hace unos días comencé a leer1 una de las historias más fascinantes que he leído en los últimos tiempos. Una historia de ciencia ficción, pero que resulta ser tan “real” que podría pasar fácilmente por una crónica de un programa espacial actual – o de un futuro cercano. El Marciano por Andy Weir es la historia de un astronauta accidentalmente abandonado en Marte durante una de las primeras misiones tripuladas al gran planeta rojo. La ciencia en la novela es increíblemente precisa, al punto que el autor tuvo que escribir su propio software para el cálculo de trayectorias, entre otras cosas.

Un mundo extraño


Alejo

Vivir en un mundo que gira a la derecha debe ser incómodo y en ocasiones extraño. Aproximadamente el 10 por ciento de la población del mundo es zurda versus un aplastante 90 por ciento de diestros. Evidentemente, ser zurdo es poco común, pero además todavía no se entiende bien el por qué de la dominancia de un lado del cuerpo o la destreza1 de una de las dos manos.

Mi hijo mayor resultó ser zurdo (los dos padres somos diestros). A sus casi tres años de edad ya le comienza a costar un poco algunas cosas de la vida cotidiana. Todo gira a la derecha y lo natural para él es girar las cosas hacia la izquierda. Desde el sacapuntas, una cerradura, una tapa o darle cuerda a los juguetes (todavía no puede) le cuesta todo y se nota su frustración. Apenas comienza a familiarizarse con la escritura, pero supongo que eso será otro reto, especialmente porque esta lengua se escribe de izquierda a derecha, mejor adaptada a – oh, sorpresa – los diestros. El día de mañana cuando comience a hacer otras actividades2 de la vida cotidiana se irá dando cuenta de lo incómodo que es ser zurdo en este mundo, pero eso mismo le permitirá adaptarse mucho mejor a ese tipo de situaciones que la mayoría de las personas. A lo que me refiero es que esas mismas incomodidades seguro le servirán de entrenamiento para adaptarse mucho mejor al mundo. El mundo no esta pensado para él y él tendrá que aprender a vivir en un mundo así.